manifiesto

slow design

1/6

El buen diseño se destila a fuego lento. Los tiempos de búsqueda, investigación y ensayo son tan importantes como los tiempos de ejecución. De hecho, son la clave de la excelencia en la ejecución.

2/6

El proceso de diseño está centrado en el cliente, prestando atención a sus necesidades, deseos y limitaciones, permitiendo descubrir su esencia original.

3/6

El minimalismo como formulación a la hora de crear y diseñar es una máxima. Obtener más con menos.

 

4/6

Ofrecer siempre un diseño sostenible: buscando soluciones simples que permitan minimizar la pérdida de tiempo y recursos, para optimizar el coste económico y energético.

5/6

Ofrecer diseños adaptables y duraderos en el tiempo, evitando la necesidad de actualizarse con el tiempo son el principal objetivo de un buen diseño.

6/6

Las tendencias existen. Son necesarias para la toma de decisiones estratégicas, pero no deben estar presentes en el diseño de una identidad de marca, ya que juegan en contra de su durabilidad en el tiempo.